La investigación de enfermedades raras no está muerta

Si existe un campo de la ciencia en el que la investigación cobra especial relevancia es el de la medicina. Y si hay algo que diferencia a la medicina es que el impacto sobre nuestro bienestar es completamente directo. De ahí que el avance médico sea tan importante en nuestra sociedad.

Los avances médicos, tanto en técnicas como en conocimientos, son abismales, especialmente en los últimos años. Hemos pasado en cuestión de una década de los bisturís tradicionales a los bisturís eléctricos para casi todo tipo de intervenciones quirúrgicas. Y todo gracias a las inversiones en investigación y técnicas médicas.

Pero aún existen incontables incógnitas por resolver, y muchas no reciben especial atención, como es el caso de las enfermedades raras. La investigación de enfermedades raras, por desgracia, no interesa mucho a los inversores, debido a lo poco comunes que son estas dolencias. Por ello, los avances en este campo de la medicina no suelen ser muy grandes.

Por suerte, aún hay quien se interesa por las personas afectadas por enfermedades raras. Es el caso de el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe, que, dirigido por José María Millán, doctor en Biología, ha puesto en marcha un grupo de investigación que está realizando progresos en esta área tan compleja y abandonada de la medicina. Entre estos avances, destaca la realización de innovadores ensayos clínicos para distintos tipos de distrofias poco comunes.

Por desgracia, como todo en la ciencia, este tipo de investigación se mueve despacio y sus éxitos no verán la luz, como poco, hasta dentro de una o dos décadas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *