Guía para profesores: cómo ser feliz

¿Qué te hace feliz? A mí muchas cosas, la verdad. Un famoso estudio, realizado hace casi 40 años, determinó que las personas que ganan la lotería, curiosamente, no son más felices que otras personas. A pesar del subidón inicial por haber ganado, el estudio establece que los niveles de felicidad vuelven a su estado inicial. Pero si ganar la lotería no nos convierte en personas más felices, ¿qué lo consigue? A continuación te traemos algunos consejos que pueden ayudarte a sentirte más feliz, especialmente si eres profesor.

No te preocupes por ser feliz

Un estudio interesante descubrió que cuanto más nos esforzamos por ser felices, menos lo somos. Parece ser que en lugar de disfrutar lo que hacemos, podemos llegar a preocuparnos tanto por si somos felices o no haciéndolo que, si no triunfamos por todo lo alto, nos sentiremos completamente decepcionados.

En el caso de los profesores, ya sabemos que la educación consiste en gran medida en mirar hacia el futuro, para ver los resultados o frutos de nuestro trabajo. Sin embargo, hemos de intentar centrarnos algo más en el presente, sin obsesionarnos con el futuro, y comenzar por disfrutar lo que estamos viviendo (¡sin obsesionarnos con eso tampoco!).

Conecta con la gente

Pasar tiempo con otros y formar conexiones significativas hace a la gente más feliz. En especial, esto es aún más cierto para los jóvenes. Un reciente estudio confirmó que los jóvenes nos sentimos más felices cuando interactuamos con nuestros amigos, y más tristes cuando estamos aislados. Así que nos tenemos que asegurar de nutrir nuestras amistades y de intentar formar más lazos de verdad con la gente que nos rodea. Y no está de más tampoco que animemos a nuestros alumnos a hacer lo mismo.

Valora tu tiempo

Todo sugiere que las personas que valoran su tiempo más que su dinero son más felices. Lo que no quiere decir que el dinero no sea importante. Un estudio de la Universidad de Princeton descubrió que una vez que se paga a la gente 70.000€ al año, los aumentos en la paga no implican aumentos en la felicidad. Aunque bueno, esto es de todos modos bastante mayor que el salario promedio de un maestro o profesor. El problema es que para la mayoría de los trabajadores, ganar más implica trabajar más horas, lo cual nos hace por lo general más infelices. Por esto mismo te recomiendo que valores tu tiempo como si fuese oro, pues con él serás más feliz.

Invierte en experiencias, no en posesiones

El problema con la priorización de lo material es que las cosas cambian rápidamente. Lo que hoy queremos con tantas ganas puede llegar a cansarnos en el futuro. Sin embargo, las experiencias que vivimos, nunca pasan de moda ni nos cansamos de ellas. Por ello, tener unos buenos recuerdos de nuestras vivencias nos harán felices a largo plazo.

Sal de casa

Un informe publicado a principios de este año encontró que la mayoría de los niños del Reino Unido pasan menos tiempo fuera cada día que los prisioneros, lo cual es muy triste y sorprendente. El valor de la naturaleza no puede ser subestimado. Aquellos que pasan más tiempo en el exterior y se sienten más conectados con la naturaleza, experimentan estados de ánimo más positivos (como la alegría, el interés y el estado de alerta) y la satisfacción con la vida. Es fácil permanecer dentro de todo el día, sobre todo cuando tienes mucho trabajo por hacer, pero intenta hacer un esfuerzo para pasar algo de tiempo cada día siempre que sea posible. ¡Te sentirás mucho mejor!

Y cuéntame, ¿qué haces tú para ser feliz?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *