La importancia de unos buenos zapatos

Utilizar zapatos adecuados en nuestro día a día es fundamental por muchos motivos, pero especialmente para evitar lesiones. Nuestros zapatos son herramientas y, si no utilizamos las herramientas adecuadas, es probable que suframos lesiones. Además, al tratarse de un elemento que utilizamos de manera regular, dichas lesiones pueden convertirse en lesiones crónicas, algo que debemos evitar a toda costa. A menudo pasamos este hecho por alto, pero tenemos que pensar que lo mejor para luchar contra las lesiones es evitarlas a toda costa. Y para evitar lesiones de pies y piernas, lo mejor es un buen calzado como lo que ofrecen los zapatos Callaghan.

Los zapatos y tu cuerpo

Algo que debes plantearte a la hora de elegir la calidad de nuestro zapato es que cada movimiento que realiza nuestro pie afecta biomecánicamente al resto del cuerpo. Si los zapatos que eliges no aportan el soporte necesario y adecuado para el arco y talón de tus pies, estos no podrán moverse con la suficiente soltura y otras partes de tu cuerpo tendrán que compensar esa carencia. Cuando esto ocurre, es común sufrir dolor en los talones, tobillos, rodillas, caderas e, incluso, la zona lumbar de la espalda. Todo esto, si se sufre de manera continua, puede llevar a sufrir lesiones.

La resistencia de los zapatos

El zapato que elijas debe adecuarse a tu actividad física, es decir, debe ser apropiado para la distancia y velocidad a la que caminas. En este sentido, es muy importante elegir zapatos y zapatillas que sean resistentes y te permitan no tener que modificar tu rutina de actividad física diaria. Si eliges unos zapatos resistentes, podrás caminar cualquier distancia o a cualquier velocidad, durante el tiempo que lo desees, sin sufrir lesiones.

Elige los zapatos correcto

Encontrar un calzado adecuado para tus necesidades es más fácil de lo que crees. La mayoría de las tiendas de zapato especializadas, hoy en día, ofrecen un asesoramiento personalizado y un análisis gratuito de las características de tus pies. De este modo, serán capaces de determinar qué tipo de calzado es el más adecuado para ti. Por otro lado, si crees que tienes pies delicados o sabes que sufres de algún problema crónico, la mejor opción es que acudas a un podólogo o médico especializado para que te haga un estudio completo de pisada. De esta manera conocerás en profundidad las necesidades del arco y el soporte del talón de tu pie, entre otras. Con toda esta información te será muchísimo más fácil elegir el mejor calzado posible.

Precio

Un par de zapatos de calidad pueden ser caros. Eso es así. Sin embargo, cuando inviertes en un buen par de zapatos en realidad no estás invirtiendo únicamente en una prenda de ropa, sino en tu propia calidad de vida. Como he mencionado anteriormente, el calzado de mala calidad desembocará en una serie de lesiones crónicas que debes evitar a toda costa. Una lesión es muchísimo más cara que un par de zapatos, ¿no crees? Y tu salud es, sin duda, muchísimo más valiosa.

Cuándo cambiar los zapatos

Reemplazar tus zapatos regularmente es extremadamente importante para evitar dolor y lesiones. Según la Academia Estadounidense de Medicina Física y Rehabilitación, cada par de zapatos buenos ha de ser desechado tras andar entre 560 y 640 kilómetros, lo cual, de media suele equivaler a la distancia andada en unos 6 meses por una persona normal. Obviamente esto depende de cuántos zapatos utilizas de manera regular, pero siempre está bien tener esa referencia. Y recuerda: si empiezas a sufrir dolor con un par de zapatos que tienen ya unos meses, probablemente se deba a que están deteriorados. Así no dudes en reemplazarlos lo antes posible.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *